<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://px.ads.linkedin.com/collect/?pid=3255068&amp;fmt=gif">

Los ingresos y gastos forman parte tanto de tu vida personal como de tu empresa, pero debes tener cuidado de no confundirlos, porque existen graves peligros al mezclarlos. Y aunque esto es sabido por la mayoría de los dueños de empresas, es común ver empresarios con malas prácticas, como tomar dinero del negocio para pagar sus gastos personales, o utilizar dinero personal para pagarle a los proveedores del negocio.

El peligro está en que, muchas veces, se puede tener la sensación de que mezclar las finanzas empresariales con las personales funciona sin mayores problemas, cuando la verdad es que no solo pone en riesgo la estabilidad de la empresa, sino también es un impedimento para el crecimiento del negocio.

¿Qué pasa cuando mezclas finanzas empresariales y personales?

Cuando administras un negocio y no tienes un buen orden financiero, te será muy difícil obtener la información precisa de tu negocio para tomar decisiones oportunas.

 

En concreto, podrías no estar viendo con claridad la rentabilidad o posible pérdida de tu negocio para tomar decisiones a tiempo. Así mismo, puedes perder de vista tu capacidad de inversión (en capital de trabajo, contrataciones, mercadería, maquinaria, etc), lo que te puede llevar a cometer errores costosos, o bien, dejar pasar oportunidades positivas de crecimiento por temor a no contar con la capacidad de pago necesaria para tus obligaciones.

Desventajas y riesgos de mezclar finanzas empresariales y personales

  1. No podrás determinar el origen del problema ante problemas financieros.

  2. Vives con incertidumbre para tomar decisiones económicas.

  3. Desconoces la rentabilidad real de tu negocio o el retorno de tus inversiones.

  4. Pierdes de vista las oportunidades de inversión que van surgiendo.

  5. Cuentas con poca información para resolver problemas del día a día.

  6. Pierdes de vista las necesidades y oportunidades de financiamiento externo.

  7. Se te dificulta crear proyecciones de crecimiento realistas y alcanzables.

  8. No tienes control sobre los gastos de tu empresa y tu vida personal.

Por este motivo, es muy importante que evalúes la situación de tu empresa y te preguntes ¿tengo realmente orden financiero entre mi negocio y mi cuenta personal?

Una de las maneras de "perder la guerra" es quedarse sin recursos para seguir batallando. En este sentido, es imperativo para todo empresario saber: ¿cuántos meses de operación me quedan en la cuenta? y, segundo, ¿cómo aumentar esa cantidad?
COMPITE: Manual de reactivación para PYMES. 2020.

 

Ordenando las finanzas de mi empresa

Existen algunas prácticas que puedes comenzar a implementar en la gestión de las finanzas de tu empresa y te ayudarán a tener mayor orden y control. A continuación te recomendamos tres de las principales.

1. Paga tu propio sueldo

Así es, la primera recomendación, quizás es la más obvia y simple de todas, no uses la cuenta de la empresa para tus gastos personales, sino que parte por pagar tu propio sueldo. Como administrador o gerente de tu empresa, debes separar parte de los ingresos de tu empresa para asignarte una paga mensual razonable que considere tus responsabilidades, la capacidad financiera de tu empresa y los niveles de renta del mercado.

2. Elabora un flujo de caja

Esta es una herramienta fundamental en toda empresa. El flujo de caja es un informe financiero que muestra los flujos de ingresos y egresos que ha tenido y tendrá tu empresa en un período de tiempo determinado. Elaborar un flujo de caja te permitirá tener claridad sobre cómo varía la caja de la empresa considerando los flujos de entrada y salida. 

Flujo-de-caja

3. Planifica un presupuesto

También es fundamental que elabores un presupuesto anual para tu negocio, lo que te ayudará a planificar e implementar la gestión financiera interna de manera ordenada y consciente. El presupuesto debe mostrar detalladamente cómo el dinero que se obtiene de las ventas, es transformado en utilidad al descontarse los costos y gastos (e impuestos).

Beneficios de separar las finanzas empresariales y personales

Además de eliminar la sensación de incertidumbre y brindarte la tranquilidad emocional que sin duda deseas, mantener unas finanzas ordenadas te dará un mayor control y capacidad para enfrentar posibles desequilibrios o crisis financieras.  

En conclusión, si separas las finanzas de tu empresa con las personales, tendrás mayor claridad, orden y control sobre los movimientos de dinero de tu negocio. Todo esto te ayudará a tomar mejores decisiones y podrás proyectar el crecimiento sostenido de tu empresa en el corto, mediano y largo plazo.

 

CTA ARTICULOS 10 MANDAMIENTOS

 



Artículos relacionados

curva curva

Suscríbete a nuestro blog y recibe nuestro contenido cada mes