Blog

    Comercio digital: Una alternativa para evitar contagios y repuntar las ventas de Pymes

    Compite
    publicado por Compite on Mar 20, 2020 12:44:58 PM

    A raíz de la
    situación que vive el país -Coronavirus, sumado a lo que ya se ha visto de la
    crisis social- nos encontramos frente a un período de desaceleración económica
    que afecta a una gran cantidad de empresas, especialmente pymes, ya que muchas
    veces no cuentan con los recursos para sortear períodos de menor actividad.
    Esto genera un considerable nivel de incertidumbre respecto de la
    sustentabilidad de las empresas.

    Para mitigar lo más posible las pérdidas en ventas y en capacidad de producción, a la vez de cuidar el empleo, la productividad y seguridad del personal, es necesario ser creativos en aprovechar las oportunidades que las nuevas tecnologías entregan. Por ejemplo una alternativa interesante de evaluar es el e-commerce -comercio por Internet o comercio en línea-, que consiste en la compra y venta de productos o servicios a través de medios digitales, tales como redes sociales, sitios web y plataformas de marketplace.

    ¿Cuáles son las ventajas?

    Este tipo de
    tiendas tiene ventajas importantes frente al canal físico. Primero, es más cómodo,
    ya que no es necesario ir a una tienda y se puede comprar a cualquier hora.
    Esto impacta directamente en la optimización del tiempo de las personas.
    Además, es posible acceder a mayor variedad de productos, ya que la tienda
    virtual no está sujeta a restricciones de espacio. Finalmente, los clientes
    pueden acceder a mejores precios, ya que el comercio online puede implicar una
    reducción en costos e infraestructura importante, debido a que no existe la
    necesidad de gestionar un punto de venta físico.

    Actualmente, se solicita a las personas aislarse lo más posible para evitar posibles contagios. Ante esto, el comercio en línea presenta una alternativa muy interesante, tanto para los clientes, que quieren evitar exponerse, como para las empresas, que no quieren ver disminuidas sus ventas. El comercio online puede servir para asegurar el abastecimiento de elementos que permitan disminuir el contagio -como gel antibacterial o desinfectantes- o de primera necesidad para personas ya contagiadas. Un segmento a destacar podría ser el de la comida. Es posible que, ante un eventual cierre de lugares para comer, estos puedan seguir vendiendo mediante aplicaciones de delivery. Acá es clave tomar las medidas necesarias para dar confianza respecto de la calidad del producto, como sellos y envases especiales.

    ¿Cuál es el desafió para la empresas?

    Junto con esto,
    un desafío importante es cuidar la salud de las personas que trabajan en estos
    locales, donde se puede implementar la entrega “sin contacto” y asegurar que
    las empresas provean de gels, guantes, mascarillas y capacitación en
    autocuidado y prevención a quienes realizan la producción y entrega de los
    productos. Finalmente, el cliente final debe tener precaución de luego de
    recibido el contenido, lavarse las manos y tratar de evitar el pago en efectivo
    para disminuir posibilidades de contagio.

    Un desafío para las empresas tiene que ver con ser capaces de gestionar el stock de productos y la logística de distribución. Esto por ejemplo incluye recibir el pedido de la tienda online, confirmar pago, generar el producto, envasarlo para su distribución, enviarlo al cliente y confirmar entrega conforme. Es de gran importancia la efectividad que tenga la empresa para llegar con el producto a tiempo a su destino final.

    ¿Qué pasa en chile?

    En general, Chile está avanzando en adoptar sistemas de comercio electrónico. Nuestro país cuenta con un alto nivel de acceso a internet -casi 90% de los hogares- potenciado en gran medida por la masificación de teléfonos inteligentes. Además, los millennials y centennials, al ser nativos digitales, son usuarios habituales de las plataformas online. Todo esto ha llevado a que el límite entre las compras online y offline sea cada vez más borroso. Gran parte de lo que ocurre en el mundo físico tiene su origen en el mundo digital. Esto significa que los consumidores buscan, se informan y toman decisiones de compra en gran medida por lo encontrado en sitios web, redes sociales o tiendas virtuales, siendo muy importantes las recomendaciones que otros clientes han dado sobre un producto o servicio.

    Por lo tanto, la clave es usar de manera creativa e innovadora las posibilidades que las nuevas tecnologías permiten.

    Categorías: Sin Categoría

    Leave Comment