Finanzas
Por un sistema tributario simple y transparente

Existe preocupación por parte de las pymes y emprendedores de si los compromisos del gobierno con este sector se cumplirán: “modernizar la actual forma de tributar e incorporar medidas pro emprendimiento”. En la última propuesta recibida por la multigremial de emprendedores no se encontraban todos los acuerdos o propuestas que esta esperaba, dejando una sensación de haber avanzado casi nada en todos estos meses, como lo declaró su presidente hace unos días. Existe una real preocupación y esperanza de este sector de generar los cambios, pues las regulaciones tributarias que contempla la normativa vigente respecto de las pymes van a depender del sistema en que estas se encuentren:¿sistema tributario atribuido? (14 A), ¿sistema tributario parcial integrado? (14 B), ¿sistema simplificado? (14 Ter). Dependiendo de eso es el impacto tributario. 

Pero ¿por qué frente a un mismo tipo de negocio se deben pagar impuestos con tasas diferentes? Hoy depende del tipo jurídico de la composición societaria, de si hay retiros, de si me acogí a un sistema simplificado, si decidí sobre un sistema u otro, etcétera. Muchas variables para considerar que impiden a un empresario no experto en la materia decidir con base. 

Sabemos que la mayoría de las pymes no tienen la capacidad de tener una asesoría tributaria que les permita tomar una decisión acabada ante la complejidad de nuestro actual sistema tributario. Con la última reforma las empresas quedaban por obligación en un sistema (por ejemplo, las S.A. en el 14B) y otras podían optar. La mayoría de las pymes tenían la opción de elegir en qué sistema quedar, pero en la práctica la mayoría no lo hizo, quedaron en un sistema X de acuerdo con lo definido por la ley y algunas perdieron oportunidades de algunos beneficios por falta de información, y otras que eligieron, pero después del primer año de declaración en el nuevo régimen (At 2018, comercial 2017) se dieron cuenta de que fue una mala decisión. 

En el proyecto presentado por el Gobierno hace un tiempo se encontraban las siguientes propuestas: pyme tributaria de pleno derecho: si se cumplen los requisitos, ya no tienen que elegir en varios sistemas y todas tendrán las mismas condiciones, lo que les permitirá a los empresarios tener más claridad de los impactos tributarios. Un requisito es el tope de 50.000 UF en las ventas para poder ingresar a esta cláusula pyme. Pero las propuestas por algunos sectores es no eliminar el 14 ter y modificar lo necesario para incorporar las mejoras. Es aquí donde los gremios y asociaciones pymes están pidiendo subir el tope a 100.000 UF. 

¿Otras propuestas del proyecto? 

Depreciación instantánea e íntegra, es decir, los activos fijos se deprecian en el año de adquisición quedando en un peso (actualmente solo el 14 ter tiene esta opción). 

Declaración de Renta con propuesta SII, donde el Servicio de Impuestos Internos (SII) propondrá una renta líquida dependiendo del tipo de negocio, para las pymes cuyos ingresos brutos anuales no sean superiores a 10.000 UF, en este caso sería también conveniente ampliar este tope y beneficiar a más empresas. 

No pago de utilidades acumuladas por acogerse a esta cláusula pyme, situación que complicó a muchas pymes que quisieron optar al actual régimen 14 ter, régimen simplificado con varios beneficios, pero tenían el impacto adicional en el flujo de caja de tener que pagar el impuesto a las utilidades acumuladas, situación que afectaba a su flujo de caja. 

Se debe hacer el alcance de que el proyecto no menciona un par de beneficios que se encuentran actualmente en el 14 ter, puntos ya ganados para las pymes que no se debieran perder. Uno de estos es la exención del impuesto adicional en la prestación de servicios de publicidad en el exterior y el uso y suscripción de plataformas de servicios tecnológicos de internet para empresas cuyo promedio anual de ingresos de su giro no supere las 100.000 UF en los tres últimos años comerciales. El otro es la aceptación de gastos menores no documentados correspondiente al 0,5% de los ingresos percibidos del ejercicio, con un máximo de 15 UTM. 

Se hace necesario contar con una ley tributaria simple, clara y transparente que les permita a los empresarios saber las condiciones de los impuestos frente a sus negocios, destinando así sus energías a la innovación y al desarrollo y no a la incertidumbre tributaria. Es preciso que el debate se oriente al único objetivo que es hacer las mejoras a este sector que es motor en nuestro país y que la discusión no esté ligada a canjes políticos.