Compite, un emprendimiento en desarrollo

Esta semana hemos celebrado 4 años de Compite Spa (desde el spin off de la UAI), y al mirar hacia atrás son impresionantes los logros, como es sabido: más de 2.600 empresas atendidas, formando mas de 200 jóvenes profesionales en pymes, desarrollando miles de proyectos. Quizás, en síntesis, haciendo un tremendo aporte al avance de las pequeñas y medianas empresas del país en el campo de la competitividad. Sin duda que es una satisfacción, cada día de trabajo en Compite es posible ver empresarios y empresarias sacando adelante negocios, dando empleo, mejorando sus condiciones, abriendo nuevos caminos.

Compite nace con tres ideas rectoras: ser un verdadero especialista en empresas de menor tamaño (no corporativos), entendiendo que la gestión es diferente para medianos en comparación con grandes; estar guiados por la innovación y el emprendimiento, es decir, más que sólo el resultado final, enamorados de los equipos y de la inversión en crecimiento; y finalmente, ser una compañía cercana para empresarios y empresarias, derrotando esa enfermedad de la “soledad del mando” que tanto se da en la PYME, ser un apoyo cálido y humano en el desarrollo de las empresas. Para cumplir estás promesas desarrollamos equipos y productos que han sido altamente exitosos, sin embargo, toda empresa debe revisar su propuesta de valor cada cierto tiempo, y esa etapa ya ha llegado para Compite.

El actual entorno de negocios -muy interconectado de alta competencia-, obliga a las Pymes a sofisticar sus ofertas, a ser muchos más certeros en su contacto con los clientes y a tener ofertas de valor de mayores detalles y sin fallas, por otra parte, aumenta la presión por la eficiencia en todos los ámbitos, el ajuste de los márgenes. Así, los medios digitales, la frontera líquida de las empresas (integración en las cadenas), y la velocidad de reacción, será lo que lleve a las empresas pequeñas y medianas a necesitar una extensión de las mismas con capacidades de “entrenador profesional”, donde encuentren soporte a sus decisiones, algunas funciones de crecimiento que no puedan tener integradas por precio y eficiencia, y el aprendizaje organizacional con referencias de datos certeros que un externo puede retroalimentar mejor que bajo una función interna. Compite debe atender a la brevedad esa demanda, ese es el próximo horizonte.

De esta forma, la empresa ha estado trabajando en una modernización de su estructura, el rediseño de los productos para construir un continuo de progreso e integración con clientes, iniciando un ambicioso programa de transformación digital y mejorando las plataformas de contacto, marca, alianzas, oficinas y vías de comunicación para abordar esta oportunidad.

Con 4 años de independencia somos una empresa joven, pero también ambiciosa, queremos seguir construyendo el camino de innovación que nos llevó a ser referente nacional en PYME y expandir nuestro alcance al continente, esta en nuestro ADN, esta en ser emprendedores, ¿Por qué no?